LA GUERRA CIVIL EN PETRER
El sudeste peninsular fue el último territorio controlado por el Gobierno de la II República. Esta zona de retaguardia hizo que en 1938 se trasladaran varias fábricas de armamento a Petrer, al complejo fabril de La Ciudad sin Ley. Para protegerse de los posibles ataques aéreos se crearon distintas medidas defensivas como los refugios antiaéreos y el puesto antiaéreo de El Altico. Las últimas semanas de la Guerra Civil fueron frenéticas en nuestra comarca. El presidente Juan Negrín fijó su residencia en la finca El Poblet, llamada en clave “Posición Yuste”. Entre el 25 de febrero y el 6 de marzo de 1939 se celebraron allí los dos últimos consejos de ministros antes de marchar al exilio.

PIEZAS DESTACADAS

Sirena antiaérea
Pieza formada por dos partes: una inferior en forma de cilindro alargado con una base más amplia y cuatro agujeros para su anclaje, con un motor eléctrico en su interior, y una pieza superior más corta formada por dos cilindros concéntricos metálicos cuyo roce provoca el sonido. La sirena avisaba de los bombardeos aéreos durante la Guerra Civil. Tiene el número de serie 380 marcado en el fuste. En el pie de la sirena aparece una cartela metálica “Construcciones eléctricas AMG”, a causa de una reutilización posterior como sirena de fábrica de calzado.
Época Contemporánea (mediados siglo XX).
Dimensiones: Diám. max.: 73 cm.; Alt.: 64 cm.